miércoles, 18 de julio de 2012

Blancanieves y la leyenda del cazador

(Snow White & The Huntsman, EE.UU., 2012)

Compositor: James Newton Howard

Sello: Republic

Duración: 63 min.


Segundo acercamiento al clásico de los hermanos Grimm en el mismo año. Tras Blancanieves (Mirror mirror), que supuso un acercamiento más cómico y adolescente del famoso cuento, pocos meses más tarde Universal se decanta por el lado más oscuro y feminista de la historia.

Para poner música a este proyecto se puso al frente a uno de los clásicos del género fantástico de los últimos años: James Newton Howard. Algunos de sus últimos trabajos para cintas del mismo corte han alcanzado un alto nivel. Recordemos, por ejemplo, trabajos anteriores de este género como Señales, El protegido o King Kong. Creemos que con ésta se acerca de nuevo a ese nivel en cuanto a composición.

Howard desarrolla aquí una partitura principalmente clásica en cuanto a orquestación y desarrollo, salvo en las partes en las que los villanos son los protagonistas de la escena. En esos momentos nos encontramos conciertas disonancias, predominando los instrumentos de viento metal (principalmente trompas, trombones y algún corno inglés) como en "I'll Take Your Throne", y un uso un tanto abusivo de la percusión para enfatizar el carácter marcial de estos personajes en "Warriors on the Beach". Y aderezando todo, en "You Can Not Defeat Me", podemos destacar el esporádico y acertado empleo de unos coros sin letra, muy al estilo de Howard Shore en El Señor de los anillos y que comenzara a crear escuela con John Williams y su Guerra de las Galaxias.

Salvo esos momentos de "locura" rítmica, como decíamos, el tono general de la composición tiene un corte clásico, armónico y melancólico, que encaja a la perfección con muchos momentos de la película. Ya desde "Snow White" y hasta su pleno desarrollo en "Sanctuary", pasando por una interesante y más marcial "Coronation", Howard se esfuerza por crear una atmósfera que le permita desarrollar un tema para la protagonista. Y le sale bien gracias a la acertada elección del chelo como instrumento destacado y utilizando el piano como hilo conductor armónico.

Desgraciadamente, parece que, a pesar de los esfuerzos de Newton Howard, le falta algo para llegar al nivel de otros clásicos fantásticos como Willow o alguna de las otras comentadas anteriormente. Quizá por culpa del encorsetamiento al que le someten las escenas del film. Siempre al servicio del momento.

No podemos dejar de hacer una apostilla final. Una moda reciente lleva a muchas producciones a incluir canciones como "Breath of Life", un chillón intento de British band Florence + The Machine que no se corresponde con la muy notable calidad general de la composición.

 

M8mm

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada