jueves, 20 de octubre de 2011

El árbol de la vida (The Tree of Life) - 1ª parte

(The Tree of Life, EE.UU., 2010)
Compositor: Alexandre Desplat
Año: 2011 


     He decidido comenzar este blog comentando la banda sonora de una de las películas que más me han impactado en los últimos tiempos: El árbol de la vida. Y me ha impactado tanto en el plano cinematográfico como en el plano musical. Lo haremos en dos partes: la primera, la dedicaré a la parte de música clásica de la banda sonora y en la segunda hablaré de la música original compuesta por Alexandre Desplat.

     Las películas de Terrence Malick no dejan lugar a término medio: o te gustan o te parecerán un aburrimiento soberano. Reconozco que, salvo la experiencia regular del El nuevo mundo, yo soy de los que piensa que el señor Malick es uno de los grandes directores de siempre. Y en esta película lo vuelve a demostrar, incluso ganando el pasado mayo la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes. Sin embargo, ha generado una división de opiniones como pocas. En cualquier caso, y centrándonos en su banda sonora, no se me ocurre una película (fuera del género del musical) en la que adquiera más importancia que en ésta.


La película narra la historia de una familia entre el nacimiento y la muerte del universo. Según se deja entrever en varias entrevistas a parte del equipo realizador de la película (Terrence Malick es extremadamente reservado y casi no concede entrevistas), El árbol de la vida es una experiencia cósmica que se resiste a un resumen narrativo sencillo. En su esencia, la película se centra en el conflicto entre lo natural y el mundo espiritual, un conflicto que enfrenta lo que percibimos a través de los sentidos en comparación con lo invisible.

      Antes de comenzar con el análisis, hay dos aspectos importantes a destacar. El primero es que Malick, en su búsqueda de la perfección y sincronía entre imagen y música, no ha repetido nunca compositor en su escasa filmografía. George Tipton, Ennio Morricone, Hans Zimmer, James Horner y ahora Alexandre Desplat han sido exprimidos por el realizador norteamericano. Y digo exprimidos porque, antes o después, todos acaban afirmando lo agotador que es trabajar con un perfeccionista de estas características.

     El segundo aspecto importante es el apoyo de piezas musicales “clásicas” con las que impregna cada uno de sus trabajos. Gran melómano, además de aficionado a observar los pájaros y ser un entusiasta de las excursiones, cuenta en este caso con la inestimable ayuda de compositores como François Couperin, Bach, Berlioz, Smetena, Mahler, Holst, Górecki, Tavener, y muchos otros. La lista completa de obras no originales utilizadas en la banda sonora de El árbol de la vida la podéis ver en el blog de Terrence Malick (http://www.terrencemalick.org) con los intervalos de tiempo exactos de la película en los que ha sido utilizada cada una de las piezas.

     Me gustaría destacar dos momentos concretos que para mí serán ya inolvidables. El primero de ellos, el nacimiento del universo con esas preciosas imágenes de nebulosas y explosiones galácticas sobre las que Malick coloca el “Lacrimosa” del Requiem for My Friend de Zbigniew Preisner. El compositor polaco es más conocido por su música para el cine, y este Requiem fue escrito como una despedida a su frecuente colaborador, el fallecido director de cine Krzysztof Kieslowski. Curiosa la adaptación de una pieza religiosa en la participación del nacimiento de la vida. El segundo, el “Agnus Dei” del Requiem de Hector Berlioz. Otra vez una pieza religiosa para la secuencia en la que Jack, viejo, vaga por el desierto de una vida con el futuro más incierto. Es curioso encontrar a Dios a lo largo de todas sus elecciones musicales y cómo eso provoca que las imágenes de la película nos evoquen imágenes de la búsqueda divina de los protagonistas.

     Toda esta música “clásica” juega un papel importante en las escenas y recuerdos de esta familia tejana de los años 50. Si no, recordemos la escena en la que el autoritario padre interpretado por Brad Pitt interrumpe una cena para instruir a sus tres hijos en la apreciación de los majestuosos acordes de la Cuarta Sinfonía de Brahms, en este caso interpretada por la Orquesta Sinfónica de la NBC y dirigida por Arturo Toscanini.


M8mm

2 comentarios:

  1. Mucho ánimo en tu nueva andadura! Yo te estaré apoyando!
    CiT.

    ResponderEliminar
  2. La música es buenísima en "El árbol de la vida". Me gusto mucho la película.

    ResponderEliminar